unnamed-1_20

Quien es Omar Hamid García Harfuch, sangre genocida, amigo de Guerreros Unidos, nuevo titular de AIC

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Artículo de Gloria Leticia Díaz publicado en Proceso 2089 con el título “Inquietante liga del nuevo titular de la AIC con el caso Ayotzinapa”
CIUDAD DE MÉXICO.- Nombrado sucesor de Tomás Zerón de Lucio al frente de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR), Omar Hamid García Harfuch, tiene una historia vinculada a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, o por lo menos a quienes las autoridades han identificado como los presuntos responsables de la tragedia del 26 y 27 de septiembre de 2014.
Una resolución judicial a favor de Sidronio Casarrubias Salgado —a quien la PGR ha presentado como uno de los principales líderes de Guerreros Unidos, grupo criminal al que la oficialista “verdad histórica” achaca la desaparición de los jóvenes— advierte sobre el contacto que presuntamente tuvo el indiciado con el ahora director de la AIC, quien en 2014 fungía como coordinador estatal de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF) en Guerrero.
Sin que hasta el momento se conozca la resolución de la investigación abierta contra Zerón de Lucio por realizar diligencias que no fueron consignadas en el expediente de Ayotzinapa, García Harfuch, abogado egresado de la Universidad Continental, asumió su nuevo cargo tras una acelerada carrera en la Policía Federal.
García Harfuch es hijo de Javier García Paniagua, ex titular de la Dirección General de Seguridad y dirigente nacional del PRI, y de María Harfuch Hidalgo, cuyo nombre artístico es María Sorté.
LA PGR ‘OLVIDADIZA’
Nieto de Marcelino García Barragán, García Harfuch llegó a Guerrero en diciembre de 2012, con 30 años y a cinco de haber entrado a la PF, institución en la que fue contratado con puesto de mando, como jefe del Departamento de Coordinación de Inteligencia, pese a que su empleo anterior fue en la iniciativa privada como gerente en la Red Inmobiliaria del Ángel, S.A. de C.V., con funciones de “supervisión de obra”, de junio de 2003 a junio de 2008.
Al anunciar el nombramiento de García como titular de la AIC, la PGR omitió mencionar un cable divulgado por Wikileaks, que asienta que en 2009 el gobierno de Estados Unidos solicitó investigar a García Harfuch, entonces suboficial de la Policía Federal en Morelos, junto con otros 11 agentes federales, por presuntas labores delincuenciales o al menos irregulares, y que en 2010 fue indagado antes de participar en un curso antipandillas en El Salvador.
La PGR también “olvidó” decir que, como inspector general en Guerrero, en septiembre de 2013 García utilizó una aeronave de la PF para rescatar a su madre luego de que el paso del huracán Manuel aislara Acapulco, donde se encontraba la actriz, según reportaron medios locales.
En relación con el caso Ayotzinapa, García Harfuch ha sido mencionado —por nombre o cargo— por personajes como el defenestrado gobernador Ángel Aguirre Rivero y el exfiscal de Guerrero Iñaki Blanco, como uno de los representantes federales que formaban parte del Grupo de Coordinación Guerrero y que supieron de la operación de los cárteles y de su presunta colusión con autoridades municipales.
LOS SEÑALAMIENTOS
Este semanario tuvo acceso a un expediente judicial en el que el nuevo director de la AIC es nombrado.
El 2 de septiembre pasado, el juez segundo de Distrito de Procesos Penales en el Estado de México, Óscar García Vega, emitió un auto de libertad a favor de Sidronio Casarrubias Salgado “por falta de elementos para procesar” por delincuencia organizada.
El juez de la causa determinó que el Ministerio Público “realizó una deficiente investigación en virtud de que no aportó probanzas aptas y suficientes para corroborar lo señalado en su pliego de consignación”, es decir, la supuesta pertenencia de Casarrubias a Guerreros Unidos.
En contraparte, confirmó su formal prisión por portación de armas de fuego, delito por los que fue consignado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO), en octubre de 2014.
La exculpación atendió a un proceso de amparo iniciado por Casarrubias, en el que un tribunal colegiado instruyó al juzgado federal a emitir una nueva resolución.
En su análisis, el juez García Vega expuso algunos documentos asegurados durante la captura de Casarrubias, el 16 de octubre de 2014, y presentados por el Ministerio Público para acreditar su presunta responsabilidad en el delito de delincuencia organizada, en su modalidad de delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Entre los objetos que se le aseguraron está una libreta negra estampada con los rostros de Los Beatles, de 240 páginas, con anotaciones varias, entre ellas, números telefónicos y cargos de diversas personas.
De acuerdo con el documento judicial —del que tiene copia este semanario—, en la hoja 14 de esa libreta se lee “la siguiente leyenda: Omar García Harfuch, El Comisario de Gro. 5526-73-81-10”.
Dos hojas más adelante “se tiene la siguiente leyenda: Leonardo Vázquez Seguridad Pública 74 41-75-15-43”.

ANOTACIONES ¿RELEVANTES?

El expediente asienta que el Ministerio Público supuestamente se limitó, en este caso, a transcribir el contenido de la libreta, en la que también hay nombres de notarios públicos, de propiedades e incluso se menciona al empresario Carlos Ahumada, antecedido de la frase “Mina Temixco Mupio (sic) de Arcelia (…) está sacando Uranio (Seido) hay que ver su caso”.
La resolución judicial transcribe declaraciones de Casarrubias, en las que detalla la composición de algunos de los grupos criminales que operan en Guerrero, así como la forma en la que supuestamente se enteró de la desaparición de los estudiantes, a través de mensajes enviados a su teléfono Blackberry por un integrante de Guerreros Unidos, Gilberto López Astudillo.
Llama la atención que la libreta mencionada no forma parte del expediente sobre la desaparición de los estudiantes, pese a que el detenido también está siendo investigado por ese caso y sus declaraciones giran en torno a lo ocurrido en Iguala.
De ese documento, según las fuentes consultadas por Proceso, tampoco tuvo noticias el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), a pesar del compromiso de la PGR de entregarle copias electrónicas de todo el expediente y de las averiguaciones previas integradas por la Seido.
Esto es doblemente llamativo porque el GIEI detectó que la PF fue una de las corporaciones que bloquearon la carretera Chilpancingo-Iguala mientras los normalistas de Ayotzinapa eran atacados, y la libreta alude a mandos de la PF.
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) identificó en un informe preliminar a dos agentes de la dependencia que supuestamente fueron negligentes al permitir que, en una zona federal, policías municipales de Iguala y Huitzuco sustrajeran a los estudiantes de uno de los camiones en que viajaban.

 

Anotación de Saboteamos:

Para conocer la dimensión criminal de la escuela asesina de la Guerra Sucia y sus impunes crímenes en Guerrero te recomendamos informarte de detalles que la maquinaria mediática nunca te contará:

Me Gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *